Unión Industrial de Avellaneda

Viernes 16 de Abril de 2021
 /  Licencias laborales

Suspenden licencias por Covid a los empleados vacunados y las empresas ya pueden convocarlos

El Gobierno autorizó a los empleadores a convocar a los grupos de riesgo con dispensa, una vez inmunizados. ¿A quiénes alcanza la medida?

Después de idas y vueltas, el Gobierno autorizó a los empleadores a convocar al trabajo a las personas de riesgo que sean vacunadas contra el Covid, salvo algunas excepciones. La medida fue oficializada este viernes a través de la resolución 4/2021 de la ministra de Salud, Carla Vizzoti, y su par de Trabajo, Claudio Moroni, tras los reclamos de la UIA y la CGT para flexibilizar la dispensa de asistir al trabajo para mayores de 60 años, embarazadas y personas con enfermedades prexistentes.

En concreto, la norma dispone en su primer artículo que "los empleadores y las empleadoras podrán convocar al retorno a la actividad laboral presencial a los trabajadores y las trabajadoras, incluidos los dispensados y dispensadas de la misma por encontrarse comprendidos en los incisos a), b) y c) del artículo 1° de la Resolución del MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL N° 207/2020 y sus modificatorias, que hubieren recibido al menos la primera dosis".


Esto significa que los mayores de 60, embarazadas y la personas con ciertas patologías deberán regresar al trabajo si fueran convocados, una vez inmunizados con la primera aplicación. La medida se conoció un día después de las nuevas restricciones definidas por el Ejecutivo ante el récord de contagios que llevó a restringir el horario de circulación, el transporte público y las reuniones sociales al aire libre, así como el horario nocturno de bares, restoranes y espéctaculos.

La cartera laboral dispuso en marzo del año pasado a través de la resolución 207 la suspensión del deber de asistencia al trabajo de dichas personas, una medida que luego se renovó mediante otras resoluciones y decretos. Hasta que finalmente este viernes se flexibilizó dicha norma al fijar condiciones para el retorno de quienes son factor de riesgo, sin importar la edad o la condición de riesgo, una vez transcurridos 14 días desde la inoculación.
En el caso de los trabajadores de la salud con alto riesgo de exposición, el segundo artículo establece que "podrán ser convocados una vez transcurridos CATORCE (14) días de haber completado el esquema de vacunación en su totalidad, independientemente de la edad y la condición de riesgo", con excepción de aquellos que padezcan ciertas enfermedades como inmunodeficiencias, sean pacientes oncológicos o transplantados.

Por otra parte, el personal con dispensa convocado deberá presentar "constancia fehaciente de vacunación correspondiente o manifestar, con carácter de declaración jurada, los motivos por los cuales no pudieron acceder a la vacunación". Y "quienes tengan la posibilidad de acceder a la vacunación y opten por no vacunarse, deberán actuar de buena fe y llevar a cabo todo lo que esté a su alcance para paliar los perjuicios que su decisión pudieren originar a los empleadores o empleadoras".

 

¿Qué pasa con las personas con enfermedades?
Según la resolución conjunta, siguen exceptuados de asistir al trabajo las personas con Inmunodeficiencias congénita, asplenia funcional o anatómica (incluida anemia drepanocítica) y desnutrición grave, VIH dependiendo del status (< de 350 CD4 o con carga viral detectable), y personas con medicación inmunosupresora o corticoides en altas dosis (mayor a 2 mg/kg/día de metilprednisona o más de 20 mg/día o su equivalente por más de 14 días).
También mantendrán la dispensa los pacientes oncológicos y trasplantados: con enfermedad oncohematológica hasta seis meses posteriores a la remisión completa, con tumor de órgano sólido en tratamiento, y trasplantados de órganos sólidos o de precursores hematopoyéticos.

En cambio, ya no gozarán de la dispensa las personas vacunadas con enfermedades respiratorias crónicas: hernia diafragmática, enfermedad pulmonar obstructiva crónica [EPOC], enfisema congénito, displasia broncopulmonar, traqueostomizados crónicos, bronquiectasias, fibrosis quística y asma moderado o severo; personas con enfermedades cardíacas: insuficiencia cardíaca, enfermedad coronaria, reemplazo valvular, valvulopatías y cardiopatías congénitas.

La suspensión de las licencias alcanza también a las personas diabéticas, con insuficiencia renal crónica en diálisis o con expectativas de ingresar a diálisis en los siguientes seis meses, con certificado único de discapacidad, y obesidad.

 


Guiño a las empresas
La decisión fue recibida con entusiasmo en el sector empresario, donde aguardaban estos cambios y habían elevado propuestas en ese sentido a las autoridades. "Es una muy buena noticia, el DNU del jueves fijó medidas preventivas y esta es una resolución conjunta a favor de recuperar la productividad en un contexto de inmunización adquirida", dijo el asesor de empresas, Héctor García.
En efecto, la medida recoge una iniciativa acercada por la Unión Industrial Argentina (UIA) para flexibilizar la dispensa a las personas de riesgo que hayan recibido la vacuna o se nieguen a hacerlo. La misma contaba con el apoyo de dirigentes de la CGT y tenía el visto bueno del Ministerio de Producción, el de Trabajo y Jefatura de Gabinete, pero faltaba la aprobación final de Salud, donde había dudas ante el creciente aumento de contagios. 

Las modificaciones, en cambio, generaron rechazo en la Asociación de Abogados Laboralistas (AAL). "Propiciar el retorno a la presencialidad de quienes recibieron la primera dosis es una herramienta que se puede convertir en un desconocimiento de la salud de las personas trabajadoras porque la respuesta a la dosis no es igual en todos los casos", advirtió la vicepresidenta de AAL, Paula Lozano. "Parecería que se tiene más en cuenta la necesidad empresarial de maximizar ganancias a la integridad psicofísica", agregó.

En la industria, se estima que entre el 10% y 12% de la dotación fabril se encuentra alcanzada por la licencia por Covid, lo que equivale a 144.000 trabajadores -incluyendo a los no registrados-. "Hace un año que la población de riesgo está dispensada, el que se vacuna tiene que ir a trabajar y el que no quiere vacunarse, no tiene más dispensa", dijo a iProfesional el vicepresidente de UIA, Daniel Funes de Rioja, quien aseguró que la idea de flexibilizar la dispensa encontró "buen eco" en las autoridades.

Otra de las medidas sugeridas por el sector privado fue el acceso a vacunas por parte de las compañías para inmunizar a su personal, pero por ahora el Ejecutivo se opone a esa alternativa. Solo la Ciudad distribuyó vacunas a las prepagas privadas, una medida que generó polémica en un escenario de escasez. Pese al pico de casos registrado este jueves, los industriales afirman que "la nueva ola ataca más a los jóvenes" y que tanto los empleadores como los gremios "cuidan" a su personal.


Dentro del ámbito sindical, el líder de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló, y su par de la Asociación Obrera Textil, Hugo Benítez, también le hicieron saber a los funcionarios su interés por cubrir los puestos vacantes por la dispensa laboral mediante un sistema de jubilación anticipada o beneficios fiscales ante la imposibilidad de aplicar el teletrabajo en el caso de los puestos vinculados a las líneas de producción.

En el sector público, el Gobierno extendió desde este martes el teletrabajo para toda la administración pública nacional hasta el viernes próximo en vistas del incremento de casos. Algunas provincias, sin embargo, forzaron el retorno de personal de salud vacunado pese a gozar de licencia por ser factor de riesgo y previo a la resolución, de acuerdo con una denuncia presentada por la Federación de Personal de Salud (Fesprosa) al Ministerio de Salud.

El jueves se registró un nuevo pico de 23.000 casos y se están reportando contagios dentro de las empresas. Según los últimos datos oficiales, los fallecidos ya suman 57.000, de los cuales el 84% son adultos mayores de 60 años, quienes en la mayoría de los distritos aún no fueron vacunados. La mayor parte de los infectados se concentra en los grupos etarios mayores de 40 años, seguidos por los de entre 30 y 39 años.

 

Fuente: IP Profesional